Nos interesa tu opinión: ayúdanos y responde la Encuesta de Satisfacción NidoAzulcrema 2019.

NIDOASADO #003

Publicado por Carlos (Nov 21, 2019) en Nidoasado

Eran ya las 4 de la mañana, la fiesta se había alargado más de lo esperado. A la distancia, el sonido de las olas golpeando la costa, la noche era cerrada y no se veía más allá de unos metros, pero la arena blanca no quedaba lejos.

El Staff de Nidoazulcrema.com se encontraba en su mesa, aguantando el calor que a pesar de la hora no daba tregua. Las corbatas ya un poco desalineadas y los tacones de Shoshana bien guardados debajo de la mesa mientras ella estrenaba las sandalias que le regalaron como recuerdo. Basster un poco desfajado miraba su copa. Pete se sentía fuera de lugar, nunca ha sido su fuerte convivir con tanta gente. Slash parecía más cansado que el resto, pero la sonrisa de la victoria se reflejaba en su rostro. Carlos buscaba a los meseros ¿cuándo estarían los chilaquiles de la tornaboda listos para servirse?

En la mesa principal, los novios se notaban felices, y los invitados no dejaban de bailar ni celebrar. Basster rompió el silencio, alzó su copa y preguntó: “Con la Fecha FIFA que viene y la jornada de descanso ¿Cómo creen que llegará el América a la Liguilla? En mi opinión creo que América entrará falto de ritmo por no competir. Si bien se tuvo el partido amistoso contra Monterrey, se usaron muchos suplentes, cuando lo ideal hubiera sido que los titulares mantuvieran la actividad. Así que ese juego no sirvió prácticamente de nada. Lo único positivo de la fecha FIFA es que se dio tiempo para que jugadores lesionados o con molestias pudieran recuperarse, pero muy probablemente tanto descanso puede costarle mucho al equipo, aunque no olvidemos que las Águilas están hechos para sobreponerse a todo”.

Con la sonrisa aún en la cara y con la mano alzada haciendo una señal de número 1, Slash manifestó: “Llegaremos fríos. Casi tres semanas de descanso liquidan a cualquiera. Cayó en pésimo momento, especialmente cuando gente como Gio y Castillo necesitaban minutos. No quiero pensar que esto pueda ser un pretexto para el Señor Piojo”.

Shoshana no dejaba de consumir agua, ya que no había parado de bailar. Y tomándose un tiempo, señaló: “La liguilla es el momento de demostrar que, pese a esta larga pausa, a las inconsistencias mostradas durante el torneo, las continuas lesiones y la necedad del técnico, América es un equipo grande. Es un equipo que generalmente saca lo mejor de sí cuando lo amerita, porque los títulos se ganan también con esfuerzo, con lucha, con determinación; lo menos que deben dejar en la cancha. Aquí no hay lugar para los pretextos. Y quien no lo entienda así, no merece jugar, ni ser DT de este club. Las deficiencias se tienen muy claras, ahora llega la hora de agregar quien entiende lo que significa portar esta playera y quién simplemente nunca podrá con la responsabilidad".

Después de una escala en el bar, Pete una vez más en su asiento, no dejó de comentar que: “La verdad es que el equipo no ha mostrado nada relevante en las últimas jornadas, así que seguramente llegará igual que en todo el torneo, ante Monterrey fue más de lo mismo, como dice Basster, ese partido no sirvió de nada. Esperemos que el descanso sirva, pero no lo creo. La verdad es momento de ir pensando en el siguiente torneo porque en este no se ve ni cómo logren el título”.

“Me da miedo la defensa”, dijo Carlos, “No veo claro que se trabaje en la semana, al contrario, se comente una y otra vez los mismos errores. En una Liguilla una equivocación te cuesta todo, y este equipo es propenso a fallar al menos tres veces por partido. Ojalá que las dos semanas que tendrá el equipo de supuesto descanso sirva para apuntalar la defensa. Adelante creo que estamos mejor, los goles caen y si atrás se defiende bien, con uno cero tenemos para calificar”.

El conjunto musical seguía tocando, no parecía que tuvieran horas en el escenario. Pete volteaba para todos lados, como asegurándose de que todas las salidas estuvieran a distancia para una fácil huida. De la nada, y regresando la mirada a la mesa, preguntó: “¿Creen que tener a un jugador tan frágil como Nicolás Castillo en la nómina, quien no puede terminar ni tres partidos completos, es redituable? Realmente ¿Nos sirve de algo un jugador de cristal? Yo creo que es un cono sobrevalorado, la verdad se debería ir del equipo y traer algo que en verdad funcione”.

Triste por la falta de acción de los meseros, Carlos dijo: “Honestamente, a mí Nico nunca se me hizo un gran jugador, destacó con Pumas, pero con un equipo chico que juega a las 12 del día creo que cualquiera que tenga un poco de capacidad va a hacer goles. Su paso por Portugal demostró lo que realmente es, un jugador limitado que está más tiempo en la enfermería que en la cancha. Fue un despropósito lo que se pagó por él, y más lo que se le rogó. No digo que hacer que un ídolo de los insoportables Pumas se ponga la playera del América no sea divertido, verlos llorar siempre me arrancará una sonrisa, pero en este caso particular se equivocó la directiva. Castillo de Cristal no era jugador para el América y ojalá salga pronto del equipo”.

Por su parte, Slash, quien observaba detenidamente la mesa de enfrente, con miradas amenazantes, por un momento paró y regresó su atención hacia sus colegas: “Con Castillo estoy en etapa de desencanto, su contratación no me desagradó debido a que cualquier cosa que sirva para fastidiar a Pumas es bienvenida. El tipo no tuvo malos números allá, pero es de cristal y un jugador así, sirve poco. Me parece que, si el próximo semestre sigue igual, debemos venderlo a cualquier incauto que ponga unos pocos sacos de billetes”.

Tras darle un buen trago a su vaso con whisky en las rocas, Basster comentó: “Castillo tiene buenas condiciones, lo ha mostrado los pocos partidos que ha disputado con América, sin embargo, un jugador que solo participa en menos de la mitad de los partidos (cuando mucho) de un torneo, dista mucho de ser una solución, y en este equipo no se debe tolerar la mediocridad. Si Nico no se puede mantener sano un torneo completo, no nos sirve".

Shoshana, lista para volver a la pista, se detuvo un momento y dijo: “En teoría no parecía un mal fichaje, porque además de no ser un mal jugador, tiene carácter; le gusta el protagonismo. Desafortunadamente, en eso se ha quedado. Su paso por Coapa está más vinculado con su antecedente azul y oro, con todo lo declarado en contra el América y por sus continuas lesiones, que por su contribución al equipo. Bajo esas condicionantes, el chileno nunca podrá rendir como se espera. Creo que esta tendencia no se va a romper, así que se debería buscarle un nuevo destino y un reemplazo a la altura de los grandes futbolistas que se han tenido, y que mucha falta han hecho”.

“Hablando de jugadores específicos”, Slash comentó: “La renovación de Paul Aguilar ya es un hecho… ¿qué sensación les produce saber que la avenida del fútbol mexicano seguirá en el equipo? A este ya lo habíamos jubilado en 2014, maldigo la hora en que Peláez lo revivió”.

Pete, ya un poco más tranquilo tras tocar el tema de Castillo, a quien odia casi como estar en un lugar con mucha gente, sobre Paul dijo: “Desde hace varios torneos que su época ya pasó, digo, se agradece sus años en el club, pero su salida debería ser inminente. Igual cambiarlo al Necaxa por Calderón, ese chico sí tiene mucho futuro y no puede perderse en un club basura como Chivas o Tigres”.

Hablar de Aguilar hizo por un momento que Carlos olvidara su prioridad, los chilaquiles, y así aprovechó para comentar: “Paul es un jugador que está acabado, no puede ser que se gaste dinero en renovar a un jugador que ya no tiene nada que aportar al equipo. Recuerdo en algún momento haber escuchado una entrevista de Reinoso. En un momento dijo que él amaba el América y no quería dejarlo, pero Azcárraga Milmo le informó que llega un momento en que un jugador debe entender que ya no sirve como antes y tiene que decir adiós. Reinoso comprendió que era su hora y se fue al Neza. Es decir, el mejor jugador extranjero en la historia del América se fue cuando ya no era útil, imagínense. Ahora hay que tratarlos con pinzas y hasta renovarlos. Si ya no eres útil a la causa, pues adiós. Paul debe irse ya”.

Por su parte, Shoshana no estaba tan convencida con la música que tocaba el grupo, así que regresaba a la mesa. Escuchando el tópico de la nueva plática, señaló: “Me parece increíble que, sabiendo que los mejores años de Paul ya quedaron atrás, se le siga consintiendo. Que se le mantenga en el club como una aparente señal de agradecimiento, cuando a elementos trascendentales como Cuauhtémoc Blanco, se les trató tan mal. Tampoco entiendo a aquellos que creen que a un jugador que lleva mucho tiempo en Coapa no se le puede criticar. La realidad es que nadie es intocable. Siempre se reconocerá su pasado, su aportación, pero todo tiene un principio y un final, y el ciclo de Aguilar ya se cumplió”

Basster apenas escuchaba, algo o alguien había llamado su atención y cuando estaba a punto de correr al otro lado de la fiesta, se entretuvo un momento para comentar: “El sentido de pertenencia de muchos aficionados (donde yo no me incluyo) hacen que por el simple hecho de que Paul lleve casi 10 años en el equipo, lo quieran ver como un ídolo, una leyenda, el mejor lateral en la historia del América, cuando eso no es cierto. Tal vez sea un referente, pero nada más, para mí no está ni entre los mejores 5 laterales derechos de la historia del América. Yo espero que sea banca y le den oportunidad a otro jugador, ya sea un refuerzo o algún joven de fuerzas básicas, pero con Herrera en el banquillo, eso luce complicado”.

El ambiente seguía con todo y la música resonaba por todo el salón. El staff estaba a punto de brindar por una nueva Liguilla cuando se acercó alguien a la mesa: “Creo que escuché que hablaban de mí, no cantes victoria Slash, apenas me ganaste el primer round y ya me cansé de tus burlas mesa a mesa”. Paul Aguilar señalaba la pista de manera retadora, Slash dejó su copa y lentamente se puso de pie, se tronó los dedos, miró fijamente al Capitán americanista y dijo: “Let’s do it!”.

Todos los que estaban en la pista se hicieron a un lado, Paul y Slash se pusieron frente a frente, como un duelo en el viejo oeste. La banda, que se había detenido por un momento, empezó a tocar Baby Shark, entonces Slash y Paul iniciaron un nuevo duelo de baile. Entre los testigos, Shoshana manifestaba su apoyo a Slash. Entre la confusión, Basster corrió hacia el otro lado de la fiesta, directamente a la mesa de Emanuel Aguilera a pedirle una selfie, pero sorpresa, Carlos se encontraba sentado junto a él con un plato de chilaquiles y a punto de postear su foto con Aguilera. Basster moría de envidia. Mientras tanto, Pete, que ya estaba rumbo a su cuarto de hotel, se despidió a la distancia de Óscar Jiménez y pensaba, ¿Invitarán nuevamente al Staff a una boda azulcrema?

Somos NidoAzulcrema. La casa de la afición más exigente de la red.

NidoAzulcrema.com 2007 – 2019.