NidoAzulcrema

foto-oficial-club-america

Esperanza. Estado del ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos.

Desde el lejano año de 1989, los Americanistas no vemos a nuestro equipo conseguir un bicampeonato. Pasaron desde entonces 3 oportunidades para que la escuadra Azulcrema lograra ese objetivo; sin embargo, y a pesar de que el América terminó como superlíder para refrendar su título, fuimos testigos de cómo se perdieron aquellas oportunidades.

En este Clausura 2015 se presenta una nueva oportunidad para las Águilas de conseguir ese bicampeonato que se ha venido negando desde 1989; pero en ésta ocasión, y a diferencia de las 3 anteriores, no llegan como superlíderes, sino como segundo lugar de la tabla general. Y más allá de las estadísticas y de las tendencias históricas, me parece que hay suficientes elementos objetivos para albergar la esperanza en la obtención del bicampeonato.

Empecemos por analizar al América:

A pesar de salir campeón, el equipo se reforzó en todas sus líneas con jugadores de calidad y jerarquía, por lo que el actual plantel es vasto es cantidad y en calidad, lo mejor que se ha armado desde el campeonato del Clausura 2005; sin embargo, el cambio de director técnico significó un freno en la marcha del equipo, ya que un cambio de timonel supone un cierto tiempo de conocimiento y de adaptación, y en el América no fue la excepción. Le tomó a Gustavo Matosas todo el torneo regular y la parte definitoria de la Concachampions para conocer a su plantel, intentar implantar un estilo de juego y probar variantes.

En el camino quedaron enseñanzas dolorosas como las de Veracruz, Querétaro y Herediano; así como las experiencias satisfactorias del título regional y las victorias en dos de los llamados clásicos. En los últimos tres juegos de la temporada regular vi a un América compacto y pragmático; contra chivas, toluca y atlas, el equipo jugó bien, atacando cuando se presentaba la ocasión y defendiendo cuando se requería, sin intentar hacer cosas de más y sin regalarle espacios a los rivales.

Me parece que el cuerpo técnico ya encontró el equilibrio en éste América, ya conoce los alcances, potenciales y limitaciones que tiene el plantel, por lo que en la liguilla ese será el equipo que veremos jugar. Ojalá y no me equivoque.

Ahora analicemos a los otros 7 equipos en ésta liguilla:

No abundaré en hablar de los rivales, sólo diré que sólo los tigres cuentan con un plantel tan competitivo como el del América, con un cuerpo técnico muy capaz y con experiencia; sin embargo, los tigres tienen la desventaja de jugar la Copa Libertadores, lo que hará que tarde o temprano tengan que decidir por un torneo, y ya han mencionado que prefieren la competencia continental. Así que si descontamos a los tigres, los restantes equipos tienen buenos planteles a secas, sin las variantes que tiene el América; así que en el supuesto de que todos jueguen a su máximo nivel, sin duda la escuadra Azulcrema lleva ventaja; por la calidad, cantidad y experiencia acumulada que tiene el plantel y el cuerpo técnico.

Por todo lo antes dicho, me parece que el América es el favorito para ser campeón.

Los partidos hay que jugarlos, nadie gana o pierde en la previa, y durante los cotejos puede haber lesionados, expulsados, suspendidos y errores arbitrales, por lo que el equipo Americanista debe de demostrar en la cancha su condición de favorito; y quitando a los tigres, no hay otra escuadra con el potencial y los recursos que tiene el Azulcrema.

Entonces pues, que ruede el balón, espero que el América juegue como debe jugar y no como algunos quieren que juegue, que sea equilibrado, y con eso le debe bastar para al menos llegar a la final.

¡Vamos América!