NidoAzulcrema
Tres de los que más dividen opiniones
Tres de los que más dividen opiniones

Hace unos días estaba en Twitter (@NidoAzulcrema) intercambiando opiniones y puntos de vista con la afición azulcrema.

Entonces surgió la oportunidad de proponer una formación titular que causó algo de revuelo por no ver a varios nombres que nos han acompañado en los últimos años.

alineacion-club-america-apertura-2016

Comenzando desde el fondo, no faltó quien preguntara por Moisés Muñoz. También hubo inconformidad por la ausencia de Paul Aguilar. La opción de Renato gustó aunque alguna voz pidió a Michael Arroyo. Y arriba, Oribe Peralta parecía que tenía que estar sí o sí.

Por tanto, me gustaría poner el siguiente cuestionamiento sobre la mesa:

¿Hay jugadores intocables en el Club América?

Y no hablo a nivel directiva o entrenador.

Me refiero a nivel afición.

Existe inconformidad porque el plantel no se renueva. Cada torneo que somos eliminados se señala la necesidad de intentar con caras y métodos nuevos porque nuestra fórmula y plantel se siente desgastado.

Entonces, ¿por qué pedir cambios si la sola sugerencia de probar con nuevos elementos en lugar de «los de siempre» hace saltar una legión armada con antorchas y trinchantes para defenderlos?

Tengo una teoría.

Se confunde el que un jugador sea de tu agrado con que sea una solución, una garantía.

Como cae bien, se le quiere ver siempre.

El caso más notorio sería el lateral Aguilar. Es un tipo que cae bien a muchos, y aunque defendiendo no opone mucha resistencia, hay que tenerlo siempre.

Otro caso más personal sería Sambueza. El argentino no es de mis jugadores preferidos porque no le compro ese liderazgo que dice tener. Se hace expulsar de manera frecuente y no es determinante en liguilla.

Sin embargo, lo coloqué de inicio a pesar de que no comulgo demasiado con él y sus actitudes, es de utilidad en temporada regular para ayudar a estar entre los puestos altos de la tabla.

Hay casos suficientes para hacer un libro. A Goltz se le detesta porque lo trajo un entrenador que en su momento no agradó mucho. A Muñoz se le quiere de arquero por lo que hizo en 2013 sin importar su nivel en 2016. A Martínez se le detesta por su número de camiseta y se le critica a pesar de ser pieza clave en el América de hoy en día. Arroyo tiene que tener contrato vitalicio aunque solo aparezca un par de veces por semestre.

Pareciera que a los jugadores se les analiza utilizando la empatía hacia ellos como primer criterio y no por sus cualidades futbolísticas.

El primer paso para dejar de «caer con la cara al sol» es hacer cambios que añadan potencia al equipo sin importar que nuestros jugadores favoritos deban ceder su lugar a otros.

De lo contrario, seamos felices con los de siempre y obteniendo los mismos resultados por miedo a intentar algo distinto.