Traición a los Colores: Futbolistas que han jugado para el Club América y Guadalajara

A lo largo de la historia del fútbol han existido jugadores que han defendido camisetas antagónicas por naturaleza. América como Guadalajara no son libres de esta —a veces incómoda— situación.

En esta ocasión repasaremos algunos de los jugadores que más revuelo causaron al traicionar los colores que lo identificaron como futbolista y decidieron ponerse la casaca del acérrimo rival.

Ángel Reyna

A pesar de formarse en Coapa, tuvo su oportunidad con las Águilas después de lucir en San Luis. A base de faenas y goles se ganó la admiración del pueblo Azulcrema. Su educada derecha lo convirtió en el motor ofensivo de aquel entonces e incluso logró el título de goleo que tantos años se negó a los atacantes de las Águilas.

Era una historia feliz hasta que Ángel arremetió contra sus compañeros de equipo causando su separación inmediata del plantel y su posterior salida del equipo.

En 2014 decidió aceptar la oferta de vestirse de Chiva a pesar de tener corazón Azulcrema. Para mala fortuna de los rojiblancos, el Reyna que alguna vez brilló con luz propia no pudo repetir sus mejores momentos en tierras tapatías.

Luis García

Uno de los grandes goleadores de los años 90 llegó a América con gran expectativa tras su paso por el fútbol español: Luis García. Sin embargo, el delantero pasó a la historia negra Azulcrema tras su expulsión en el Clásico de Clásicos del Invierno 96, mismo que terminó con una goleada de escándalo en contra de las Águilas. Como Azulcrema estuvo poco más de dos años en los que nunca pudo consagrarse como el gran goleador que en su momento fue. Con las Águilas hizo 39 anotaciones antes de firmar para el Guadalajara, en donde sólo pudo marcar en 20 ocasiones.

Francisco Javier Rodríguez

El Maza fue una de las contrataciones más polémicas y cuestionadas en los últimos años dado su pasado e identidad chiva (que gritaba a los cuatro vientos). Tampoco fue sorpresiva ya que llegaba tras consagrare en el fútbol holandés y con la Selección Mexicana.

La historia de Rodríguez la conocemos de sobra. Llegó con ritmo europeo y se le veía como un defensor sólido, aunque nos costó mucho verlo vestido de Azulcrema. Su presencia en Coapa fue decente en funcionamiento y reprobable con algunas actitudes que llegó a tomar en contra de la afición. Sin embargo, es de los pocos jugadores que puede presumir haber sido campeón con ambas camisetas.

Javier Aguirre

Hecho en Coapa que resultó poco agradecido tras su salida de las Águilas a pesar de haber sido pieza fundamental en la primera época de Carlos Reinoso como entrenador americanista. Javier Vasco Aguirre terminó identificándose más con la playera de las Chivas, sin importar que nunca tuvo un momento de esplendor en tierras de la Perla de Occidente como si llegó a tener en las Águilas tras anotar el tercer gol que terminó de sepultar al Guadalajara en la denominada Final del Siglo, que sin dudas nos sigue llenando de emoción.

Jesús Molina

Molina llegó al América cuando más se necesitaba, la media de contención estaba coja y el exjugador de Tigres logró cubrir ese hueco. Campeón de liga con las Águilas en dos ocasiones, la venta inesperada de Molina dejó a los Azulcremas heridos, al grado de que la afición extrañó por varios torneos al elemento mexicano.

Actualmente, Molina se ha convertido en uno de los mejores elementos de una versión muy pobre de las Chivas, logrando se capitán del rebaño a la espera de repetir la hazaña del Maza Rodríguez de ser campeón con ambos equipos.

Carlos Hermosillo

Tras debutar como americanista, Carlos Hermosillo se convirtió en uno de los más prolíficos goleadores Azulcremas de la historia con 103 goles en Coapa, considerando sus dos etapas como jugador de las Águilas. Siendo un jugador que aparecía en momentos importantes, haciendo goles en finales, Hermosillo ha manifestado muchas veces no sentirse americanista a pesar de haberse formado aquí.

Ya conocemos cual es su equipo predilecto, aunque no conforme de lucir de celeste, también cometió el pecado futbolero de jugar para el Guadalajara en donde solamente hizo 8 anotaciones.

Oswaldo Sánchez

Sus destacadas actuaciones con Atlas hicieron que la gente de América lo fichara en 1996. Sus grandes lances le hicieron acreedor al mote de “San Oswaldo” y prometía ser un arquero de época para las Águilas. Sin embargo, para el Invierno 1999 cambió directamente de bando. Se vistió de rojiblanco y no solamente eso, pronto adoptó esos colores como suyos y ofreció los mejores años de su carrera en Guadalajara.

Se podría decir que es una de las más altas traiciones deportivas y la única que les ha funcionado a los rojiblancos que normalmente los mejores años los ofrecen en Coapa. Aunque al final, la historia dice que Oswaldo fue uno más en América porque no ganó nada con las Águilas. Ese privilegio está reservado para unos pocos y Sánchez no es uno de ellos.

Ricardo Peláez

Otro jugador que debutó en Coapa y tuvo brillantes momentos como Azulcrema, logrando marcar un total de 33 anotaciones con las Águilas contando sus dos etapas. Con los rojiblancos apenas pudo hacer 16. Como casi siempre, todos rinden más en América que en Chivas. Tal parece que extrañó tanto los colores de su querido Necaxa que quiso revivir sus glorias jugando para los de enfrente.

No conforme con vestir ambas playeras, Peláez se ha dado el lujo de repetir la traición como directivo, siendo Presidente Deportivo de las Águilas, para luego serlo para el Guadalajara, siendo que, curiosamente, tampoco ha podido repetir los éxitos que tuvo en Coapa allá en Verde Valle. Ah, y no olvidamos que también fue directivo, fracasado, del Cruz Azul.

Oribe Peralta

El último traspaso directo, al momento, realizado entre Águilas y Chivas. El llamado Cepillo Peralta llegó a los Azulcremas como ídolo de los Guerreros del Santos, logrando ser campeón de liga en un par de ocasiones (levantando el título en uno de ellos como Capitán), además de realizar 74 anotaciones. Peralta, extrañamente, se volvió referente para gran parte de la afición Azulcrema que se sintió afectada tras su paso al acérrimo rival.

En Guadalajara han lamentado su incorporación ya que desde su último año como americanista se veía venir su debacle como jugador profesional.

Ramón Ramírez

Sin dudas, el traspaso del nayarita ha sido quizá la transferencia directo que más lastimó tanto a Azulcremas como a rojiblancos. La joya de Chivas aceptó la oferta del América (¿en qué estaban pensando todos los involucrados?) para decepción de los seguidores del rebaño, así como un gran disgusto para la nación Azulcrema por meter a nuestras filas a un jugador plenamente identificado con el archienemigo, su ídolo máximo del momento.

No se necesitaba ser “futurólogo” para conocer el desenlace de esta historia: fracaso rotundo del talentoso mediocampista en las filas de Coapa.

Este tipo de intercambios no tendrían que hacerse nunca.

Bonus

Estos no han sido los únicos jugadores en vestir ambas camisetas. Te dejamos unas estampas de otros que han decidido probar ambos entornos a ver si los recuerdas.

Si es así, cuéntanoslo en la sección de comentarios y también te dejamos con estas preguntas:

¿Cuál de estos movimientos te pareció el peor?

¿En cuál salimos ganando?

¿Te gusta que estos dos equipos no intercambien jugadores o en el fútbol ya no existe eso del amor a la camiseta más que a nivel aficionado?

Related Posts