NidoAzulcrema
Entrenadores necios hay en todo el mundo.
Entrenadores necios hay en todo el mundo.

Qué difícil semana para Guillermo Ochoa, Raúl Jiménez y Diego Reyes. Ninguno tuvo actividad y el entorno se complica más. El caso de Memo me parece particularmente decepcionante. Hay tantos factores poco entendibles y muchas preguntas sin resolver.

La semana pasada Kameni tuvo una actuación que no va de acuerdo con un portero de alto nivel. Sin embargo, los partidos siguen pasando. Ya se llegó a la jornada ocho, el camerunés va acumulando errores pero es el titular indiscutible de Javi Gracia.

El DT español parece aferrarse a esta decisión aún cuando han aparecido las críticas y su comportamiento no va de acuerdo con las declaraciones emitidas a principio de temporada. En aquel momento dijo que analizaría el avance y realidad de cada portero, pero eso no ha sido así.

De principio a fin ha mostrado confianza absoluta por un meta que tuvo que acostumbrarse a la suplencia. Mientras que el mexicano parece estar totalmente borrado y no goza de la oportunidad que un elemento de su jerarquía merece.

Todo esto ha desembocado en cuantiosas versiones. Una de ellas es que él y su representante se reunirían pronto con la directiva para resolver esta situación. Y de seguir así, buscaría la forma de incorporarse a otro club que de preferencia sería de esta misma liga.

El próximo encuentro de los malaguistas será ante Rayo Vallecano. Luce complicado cambiar la tendencia prevaleciente, pero Ochoa es muy profesional y seguirá trabajando para revertirla. Por eso mismo esperemos que esta situación cambie en un corto plazo porque es un hecho que amerita un mejor presente.

Raúl Jiménez aprovechó la fecha FIFA para entrenar, para intentar llamar favorablemente la atención de Diego Simeone. No obstante, peculiarmente el técnico no le dio minutos en el enfrentamiento entre el Atlético de Madrid y el Espanyol.

Quizá esto se debió a la contundente derrota sufrida ante el Valencia. El argentino se enfocó en obtener 3 puntos para no perder posiciones en la tabla y dejó las pruebas y experimentos para mejor ocasión, ya que la temporada es muy larga y de gran exigencia.

En unos días tienen jugarán ante Malmö por la Champions League y posteriormente ante el Getafe. Así que Jiménez deberá aprovechar al máximo cada instante que tenga. Tiene que hacer goles porque en ese equipo el esfuerzo y las anotaciones son tareas obligadas y compartidas.

Diego Reyes continúa condenado a la banca. Julen Lopetegui lo convocó para el partido ante Sporting de Lisboa, correspondiente a la Copa de Portugal. Pero una vez más vio de lejos las acciones, la derrota y eliminación de su escuadra. Así que fue testigo del primer fracaso del estratega al frente del Porto.

Vendrán juegos de UCL y de liga, y la presión para el español se irá acumulando si no consigue los resultados esperados. Este escenario puede ser beneficioso o perjudicial para Reyes. Ojalá la balanza se incline hacia el primero y pueda jugar más en el torneo donde tiene la posibilidad de mostrarse.

Es inadmisible que tres futbolistas tan talentosos estén relegados a un segundo plano. Para Ochoa y Reyes debe ser muy frustrante lo que está sucediendo. Lo de Jiménez es cuestión de paciencia. Pero por todo ello deben sacar el carácter y luchar para llegar al lugar que su capacidad les demanda.