NidoAzulcrema
Kameni está facilitando el regreso de Ochoa al marco.
Kameni está facilitando el regreso de Ochoa al marco.

Unos días antes del choque entre Málaga y Granada algunos medios europeos hablaban del impacto que tenía en redes sociales el hecho de que Ochoa no fuera titular. Se mostraban sorprendidos por el gran apoyo que tiene y mencionaban entre otras cosas, que sería un gran reto para el club manejar esta situación.

Más allá de opiniones sustentadas o no, sin duda que este último comentario tiene especial importancia. Han pasado siete fechas, Memo no ha jugado un solo minuto y algunos se lo atribuyen al fallo que tuvo en el encuentro amistoso con la Fiorentina.

Este sábado, y solo remontándonos a la jornada más reciente, Kameni tuvo un error propio de portero amateur. Habían pasado solo 60 segundos cuando rechazó un disparo que no venía ni fuerte ni colocado al centro. Esto obviamente le costó el primer gol a su equipo. Y durante este lapso de la liga podríamos señalar otras equivocaciones, pero ese no es el objetivo.

La cuestión es la gran diferencia con que se aborda la realidad de uno y otro. Ambos, como cualquier arquero, tienen tropiezos de vez en cuando y ninguno es perfecto. Cada cual tiene defectos y virtudes, no se les puede juzgar por una acción determinada.

Y mientras al mexicano se le sigue recordando lo sucedido en un enfrentamiento de pretemporada, al camerunés se le da la confianza pese a todo. De cierta forma es entendible respaldar a un jugador de tu plantilla, no exhibirlo; pero cuando se vuelve habitual no es sano ni correcto para la competencia interna que debe existir.

Ese es el reto de Javi Gracia, quien al inicio del torneo declaró que optó por el africano debido a razones técnicas, pero que la elección dependerá del trabajo. Eso significa que una modificación en el veredicto, en función de los acontecimientos no debería estar descartada.

El próximo rival de la escuadra malaguista será Córdoba, veremos qué sucede y qué rumbo toma esto. No obstante, lo que sí está claro es que si al DT no le agrada Ochoa y por ello no lo tomará en cuenta; debería considerar seriamente alterar el rumbo que hasta ahora ha tomado su carrera.

Otro que tendría que estar pensando lo mismo es Diego Reyes, quien nuevamente no fue convocado por Julen Lopetegui para enfrentar al Braga. Y qué complicado luce el panorama, el jugador parece estar condenado a seguir su actividad con el Porto B.

Mientras el estratega vaya obteniendo los resultados esperados poco habrá que exigirle y criticarle. Firmó por tres años y en teoría posee toda la confianza de la dirigencia. Arouca será la nueva oportunidad para Diego, en espera de lo que decida el DT ibérico en esa ocasión.

Esta semana el Atlético de Madrid donde milita Raúl Jiménez enfrentó a la Juventus y al Valencia. Sin embargo, el 11 colchonero no tuvo participación en Champions League y entró de cambio al minuto 69 en Mestalla donde poco pudo hacer ante las circunstancias del cotejo.

Era previsible que Simeone no lo utilizará ante al campeón italiano. Luego de la derrota ante Olympiakos no se prestaba como el escenario ideal para presentar a un elemento que le ha costado mucho conseguir la aceptación y apoyo de prensa y aficionados. Pero es cuestión de tiempo para que llegue su anhelado debut.

Respecto al partido ante Valencia hay que decir que se resolvió muy rápido. Antes del minuto 15 los rojiblancos ya perdían 3-0, era muy difícil revertirlo. El problema es que la atención está puesta continuamente en Raúl y la exigencia para él es mayor.

Hay otros refuerzos que no han tenido un gran inicio pero la crítica se dirige hacia él y tendrá que lidiar con ello. El Espanyol será su nuevo desafío y deberá seguir trabajando y aprovechar de principio a fin cada instante que esté en el campo.

Así que el balance de los canteranos azulcremas hasta hoy sigue siendo poco alentador. Ochoa y Reyes tienen que sobreponerse a cuestiones muy complejas que los rodean. Jiménez jugó poco, pero va siguiendo un proceso. Ojalá que los primeros sean capaces de reconstruir el camino porque su capacidad les demanda un mejor presente.