NidoAzulcrema
amistoso_ame_chivas
Sin mucho que presumir

Las Águilas del América, el domingo pasado, aprovecharon la fecha FIFA para llenarse de dólares las bolsas al enfrentar en un pletórico Memorial Coliseum a su acérrimo rival, las Chivas Rayadas del Guadalajara.

El encuentro fue el pretexto ideal para que la directiva americanista pudiera despedir a Moisés Muñoz del fútbol profesional. Es así, que por motivos de un homenaje, Moisés fue titular y hasta portó el gafete de capitán.

Junto con él, brincaron a la cancha Paul Aguilar, Daniel Zamora, Víctor Aguilera y Antonio López, quien apareció como lateral izquierdo ante las bajas de Reyes y Vargas. En el mediocampo estuvieron Brandon García, Guido Rodríguez y Pedro Arce (¿se acuerdan de él?). En la delantera, con línea de tres, Cristian Insaurralde, Oribe Peralta y Cecilio Domínguez.

Entre los múltiples cambios, también vieron acción Agustín Marchesín, Joe Corona, Bruno Valdez, Henry Martín, Andrés Ibargüen, Isaac Aguilar, Óscar Jiménez, Ulises Torres, José Guillén, Paolo Ríos y Haret Ortega (estos dos últimos, incursionando en el primer equipo).

El partido no fue nada espectacular, como se puede esperar de un encuentro amistoso con múltiples cambios. Los primeros minutos fueron de dominio Azulcrema, pero el primero en anotar fueron las Chivas al ’27, cortesía del Conejito Brizuela, quien despedía a Moisés con un tanto en contra.

Muñoz fue cambiado al ’33, recibiendo una gran ovación por parte de los presentes.

A dos del final, Inasaurralde tuvo el empate a la mano, pero su disparó se fue, sorprendentemente, arriba del marco chiva. Estaba solo y no pudo concretar.

La segunda mitad inició con los de Coapa atacando. Al ’52 se vieron los resultados con el empate a 1, tras golazo de Guido Rodríguez.

Después del empate América fue más, pero no pudieron hacer el segundo. Con esto, las Águilas regresaron con bastantes ganancias monetarias pero ninguna deportiva.