NidoAzulcrema
8 empates en 15 partidos

Ojalá el título que da inicio a este resumen fuera alguna referencia al Señor de los Anillos pero no, esta ocasión hablamos de otro rey. Uno bastante aburrido y que responde al nombre de Club América, Rey del Empate este Clausura 2018.

Lo fácil es culpar a Herrera y decir que es un entrenador sobrevalorado que como todo Lavolpista, “juega muy bien” (mito que otro día desmentiremos) pero que no es ganador. Y es que la pista no está equivocada, Miguel es un entrenador que goza de buena prensa y que tiene una especie de aura protectora (la misma que varios jugadores) que les ayuda a que sin importar su rendimiento, siempre estén del lado de los consentidos a los que no se toca.

Ante Monterrey volvió a línea de cinco que tanto fastidio causa a los que aborrecemos dicho sistema. ¿Que por qué lo aborrecemos? Sencillo. En México no hay laterales que marquen diferencia. Dejar 5 atrás es renunciar a un volante o delantero. Ni William o Vargas van a desbordar una vez en la vida y Paul vive de un centro bueno cada diez partidos. Tener 5 atrás es pretender que vas a tener la pelota y que vas a cansarte de sorprender a los rivales con apariciones de tus laterales centrando en todo momento a los delanteros (spoiler: nunca funciona).

La otra mitad del problema son los jugadores. En México siempre se culpa al entrenador de todos los males cuando la realidad es que quienes ganan o pierden, son los que están en el terreno de juego.

Soy creyente de que a los técnicos se les da más peso del que realmente tienen. Intenta recordar cuándo fue la última vez que un jugador fue criticado deportivamente por su bajo rendimiento. Casi siempre se habla de forma grupal. Nunca vas a escuchar frases como “Oribe no tiene gol”, “Mateus es intermitente”, “Bruno y Aguilera no son tan fiables en este momento”. Lo que sí vas a escuchar es “América no tiene gol”, “El mediocampo de América no genera” y “la defensa necesita coordinación”. Pareciera que importa más no quedar “mal” con el jugador que opinar sobre su rendimiento. Criticar funcionamiento no es criticar a la persona. No tengo duda de que todos han de ser tipos geniales en los asados, pero no todos juegan bien a la pelota.

Y así como en los últimos años, se carece de liderazgo sobre el terreno de juego. Marchesín es quizá el único que muestra autoridad pero está demasiado lejos de la zona media. Guido es un grandísimo contención pero no es líder. Mateus ofrece encuentros a veces buenos, a veces brutales, pero no es líder. Mismo caso que Ibarra, Cecilio, Martín, Oribe y compañía.

Este problema va a continuar mientras se piense que el liderazgo de un equipo es tarea del entrenador. Solo por poner un par de ejemplos: un técnico nunca tendría que decidir quién demonios debe patear un penal. Un técnico no tendría por qué decidir quién es el capitán. Al final del día, no es el entrenador el que la patea hacia fuera o descuida la marca. El fútbol no se puede mecanizar. No existe algo como “marca así y nadie te va a superar” ,”patea así y siempre va para adentro”. El técnico debe ser una idea futbolística, alguien que convenza a los jugadores de que intentar un estilo potenciará sus virtudes y los pondrá más cerca de ganar. ¿O acaso hay algún jugador que no quiera ganar siempre?

Hoy en día tenemos un técnico necio, sin autocrítica, casado con ciertos jugadores y formaciones algo forzadas que intentan descubrir el hilo negro cuando todo en el fútbol está inventado. Por otra parte, tenemos un equipo relajado que sabe que cualquier cosa que no funcione, se señalará al entrenador y ellos vivirán en su aura protectora. Este desequilibrio en responsabilidades no es sano.

PRIMER TIEMPO

Poco que destacar más allá de la durísima entrada de “Chuy” Molina sobre Láinez. Fue una suerte que no lo reventara tras semejante pisotón. Se dio sobre el 30’ después de que Diego diera un baile a los tres que salieron a robarle la esférica. Chuy se calentó y lo reventó en acto deplorable por donde se le mire.

Oribe fue un concierto de posiciones adelantadas, Mateus estuvo lejos del área, Ibargüen siguió con esa timidez desesperante cuando tiene la pelota y como era de esperar, los laterales brillaron por su ausencia. Seguro que más de uno extrañó el típico bombazo de William a la tribuna.

A pesar de tan tediosa actuación, Uribe tuvo el primero a pase de Láinez por abajo pero no contactó de buena forma y la echó a un lado al 40’.

SEGUNDO TIEMPO

Al 52’ entró Ibarra y se fue Edson. Un cambio esperable considerando la superioridad numérica en la cancha. Superioridad que es un mito porque al América le cuesta horrores ganar a equipos que se quedan con diez. Habría que cambiar las rojas por tres tiros de esquina y un saque de banda con tal de que el rival no se encierre.

Al 62’ quedó claro que hoy no haríamos gol a nadie. Se fue William y entró Alex ‘Wero’ Díaz. Volvimos a la farsa de los dos nueves para seguir alimentando la farsa de que meter delanteros es ser ofensivo.

Oribe tuvo la más clara del segundo tiempo pero la mandó a cualquier parte en ese afán de querer romper la portería. De esto es lo que hablamos. No anda bien pero juega contra viento y marea. Imposible verle como suplente. Es evidente que no falla a propósito pero también es evidente que hace tiempo que perdió el arco. Y seamos honestos: si nuestros goles dependen de un jugador de 34 años, es que algo no estamos haciendo bien.

Y al final casi lo perdemos. Si no es por el remate débil de Urretavizcaya tras contragolpe Rayado, hubiéramos consumado un papelón (mas) en el Azteca.

ESTADÍSTICAS

RENDIMIENTO

Agustín Marchesín

BIEN

Lo más cercano a un líder que tenemos. La noche fue tranquila considerando que Rayados priorizó defenderse ante el hombre menos.

Paul Aguilar

MAL

En línea de cinco tiene libertad para subir y no lo hizo una sola vez. Atrás no pasó problemas porque los rivales no llegaron nunca.

Bruno Valdez

REGULAR

Partido discreto considerando las condiciones del encuentro.

Emanuel Aguilera

REGULAR

Acompañó a Bruno en el patrullaje nocturno que terminó con saldo blanco. Fue todo más fácil a la salida temprana de Dorlan Pabón.

Édson Álvarez (52')

REGULAR

Por lo menos jugó una posición donde le va mejor. Lástima que fue el sacrificado para intentar aprovechar el hombre extra.

William da Silva (63')

MAL

Mismo caso que Paul, pero por izquierda. Debería irse de América si quiere retomar su carrera, aquí lo van a usar donde se necesite improvisar. ¿No decía Herrera que Vargas sí conocía la posición de lateral izquierdo? Mira que improvisar por aquel sector cuando tienes supuestamente a un jugador que “conoce la posición”…

Guido Rodríguez

BIEN

Intentó acercarse un poco más a terreno enemigo y se animó a probar un par de ocasiones aunque ninguna fue suficiente para batir a González. La contención pasó sin problemas debido a que América casi siempre tuvo la pelota.

Mateus Uribe

MAL

Toca evaluarle con severidad que ya ha demostrado lo que puede hacer en la cancha. Ahora necesita hacerlo un poco más seguido que en cotejos difíciles es donde debe cargar con el equipo. Tuvo el gol pero hoy no salió con la capa de héroe.

Diego Láinez

MUY BIEN

De estar “inflado” –según el flamante entrenador– a ser el único que da la cara hacia el frente. Es cierto que le falta aprender a decidir el último toque, pero también es cierto que es el que intenta algo distinto. El que intenta un desequilibrio que en teoría debían ofrecer Ibargüen y más tarde Ibarra. Se cansaron de cometerle faltas y de suerte que no lo reventó el leñador de Molina.

Andrés Ibargüen

MAL

Tiene velocidad pero insiste en ir lento. Van varios cotejos donde parece que arranca pero no se anima a continuar. Necesita pedir más la esférica e involucrarse en construcción de jugadas. América no necesita otro Arroyo que juegue bien uno de cada cinco partidos.

Oribe Peralta

MUY MAL

No hay forma de sostenerle como titular. Ha perdido el gol y la confianza. El problema es seguir alimentando el mito de que es necesario por “todo lo que brinda que no necesariamente es gol”. Paremos el cuento, por favor.

SUSTITUCIONES

Renato Ibarra (53')

REGULAR

Entró para abrir la cancha pero no se notó tan involucrado como en encuentros anteriores. En su defensa podemos decir que ante Monterrey replegado se cerraron los espacios recordando que él deja rivales por velocidad y no por gambeta.

Alejandro Díaz (62')

REGULAR

Tuvo algún remate que resolvió González pero dista de ser solución. Quizá habría que verlo como única punta en un cotejo “normal”. Es difícil que alguien que no juega resulte ser la solución al problema estructural del América.

LÍNEA POR LÍNEA

  • Portería
  • Defensiva
  • Contención
  • Creación
  • Definición
  • Dirección Técnica
1.9

Comentario Final

“¿Cuál a la baja? El tema es que no la metemos. Fuimos superiores, si ellos pierden un hombre es porque le meten una patada al niño, Laínez los gambetea y le dan una patada atrás y a un jugador de ellos le perdonan, son puras circunstancias. ¿Vamos a la baja porque no le ganamos a Monterrey?”.
– Miguel Herrera

Y así, damas y caballeros, es como se tapa el sol con un dedo.