NidoAzulcrema

Las Águilas del América continúan con marcha perfecta en el Estadio Azteca tras vencer por la mínima a los Potros del Atlante con soberbio gol de Miguel Layún.

PRIMER TIEMPO

Apenas transcurría el minuto ocho cuando Layún realiza una gran conducción en diagonal de izquierda a derecha a pocos metros por fuera del área mientras varios potros intentan cerrarle los espacios. En cuanto se abre un pequeño resquicio, Miguel saca una raya de pierna derecha y manda a guardar la esférica al ángulo del marco de Eder Patiño consiguiendo así, un portento de gol que hace explotar a la tribuna azulcrema.

La situación parecía inmejorable. Atlante dejaría espacios y América podría jugar con la desesperación del enemigo para fulminarlo.

Desafortunadamente, la historia fue otra.

Esa jugada en la que el ‘Pampa’ Romero y Luis Gabriel Rey que inicia con un pequeño golpe del argentino y termina con un codazo del Canguro no sancionado por el silbante Pérez Durán, sería el inicio de los sucesos que ocurrirían a continuación.

Tras media hora de juego, la persecución del gremio arbitral sobre Rubens Sambueza se hizo más que evidente. Pérez Durán primero amonesta al volante azulcrema por fingir supuestamente una falta que en las repeticiones queda claro que sí era. Acto seguido, Rubens recibe la segunda tarjeta porque aparentemente algo le dijo a Pérez Durán quien no dudó en echarlo del terreno de juego.

Es verdad que Rubens no ayuda con su estilo de juego, casi siempre provocador. Lo que no es correcto, es que un árbitro intente compensar una acción por otra. Si tenía remordimiento por no haber expulsado a Rey, no debió sacar del terreno a Sambueza. Intentar compensar es cometer dos errores. Así de simple. No cabe duda que el antecedente de Rubens de hace años cuando jugaba para Tecos en el que da un “cabezazo” al árbitro en un duelo de pretemporada, sigue muy fresco en la memoria del gremio que sin duda, sigue con lupa cada acción en la que se ve involucrado el argentino.

Con desventaja numérica y una hora por jugar, América se replegó hacia atrás buscando mantener la ventaja y sentenciar el duelo, situación que causó horas extras de trabajo al aparato defensivo.

SEGUNDO TIEMPO

Atlante se hizo de la posesión del esférico. Es innegable. Michael Arroyo suele lucirse contra el América y esta ocasión no iba a ser diferente. Fue el elemento más activo de los azulgranas hacia el frente pero su esfuerzo no redituó gracias a un monumental Muñoz que tapó cuanto balón fue hacia su marco.

Y por supuesto, si trabajas bien, la suerte te acompaña como en aquel disparo fortísimo que el travesaño manda hacia saque de meta.

Con los Potros dominando las acciones, las Águilas sufrieron bastante en parte gracias a la lentitud para marcar de elementos como Medina, Valenzuela y ‘Maza’ Rodríguez.

Aldrete tomó el lugar de Luis Mendoza quien solo es capaz de rendir durante los primeros tiempos porque sin importar el entrenador, es el primero en salir casi siempre. Adrián aportó su buen fútbol para ayudar a desahogar una zona que por momentos se resquebrajaba al no poder contener el ímpetu desordenado de los Potros.

Con la misión de mantener el cero casi cumplida, el ‘Rifle’ Andrade entró quince minutos con la misión de hacer la jugada grande que sepultara las esperanzas de los visitantes.

Para mala fortuna del colombiano, la suerte no le ayuda. Cuando al fin logra impactar dentro del área, un defensor rival se avienta para impedir el paso del balón, pero, lo hace con el brazo en acción que debió terminar con penal a favor de las Águilas.

Tras la lesión sufrida en una última carrera, el Canguro dejó el terreno de juego para dar cabida a ‘Tony’ López quien demostró una vez más que su lugar es en otro equipo al perderse una clara oportunidad de gol. En realidad le pasó lo mismo que a Mina. Alguien que nunca juega, no puede ser solución cuando más se le necesita.

Con el partido a punto de culminar, Mauricio Romero se va expulsado por segunda amarilla. Los minutos restantes se consumieron con Atlante buscando el empate, pero al final, la meta azulcrema no fue vulnerada y los locales se quedan con tres unidades más.

GOLES

Miguel Layún Layún (8′)

DESEMPEÑO

Moisés Muñoz
El cumpleañero salió en plan grande. Atajó muy bien las jugadas más peligrosas de los potros y demostró que a sus treinta y cuatro años, aún tiene fútbol para rato. MUY BIEN

Paul Aguilar
Empieza bien, con el estilo de ida y vuelta que lo caracteriza. Tras la expulsión de Rubens, no queda más remedio que priorizar las tareas defensivas y dejar de lado el ataque. REGULAR

Juan Carlos Valenzuela
Como generalmente ocurre, sufre ante jugadores rápidos. Arroyo le hizo ver su suerte un par de veces aunque ninguna con consecuencias que lamentar. REGULAR

Aquivaldo Mosquera
Intenta mantener la solidez en la zona defensiva y ayudar a sus compañeros de la central quienes son presas fáciles de la velocidad. No fue su mejor partido. REGULAR

Francisco Javier Rodríguez
Suele perder los duelos gracias a su lentitud. Es férreo y va bien por aire, pero, es superado en los uno contra uno si el contrario es un elemento rápido. REGULAR

Miguel Layún
Al fin despertó el mejor lateral izquierdo del país. Tras un par de fechas discretas, marca un portento de gol, corre kilómetros sin cesar, no le marcan un penal a favor y aunque suene extraño, se carga al equipo al hombro ante la ausencia de Rubens. Este es el Miguel que queremos en todos los partidos. MUY BIEN

Juan Carlos Medina (76′)
Curioso el caso del contención. En tareas defensivas, es superado en múltiples ocasiones por no presionar a tiempo a sus rivales. Sin embargo, en un contragolpe hacia el final del partido, corre como auténtico leopardo a toda velocidad. Esto solo hace pensar que solo se emplea a fondo cuando él quiere. Así, no. MAL

Jesús Molina
Ofrece un encuentro bastante interesante. Poco a poco va recuperando el nivel perdido y tarde o temprano terminará siendo el único contención del equipo. BIEN

Rubens Sambueza (90′)
Su estilo de juego nunca ha ayudado a mejorar su imagen ante la comisión de arbitraje. Aunque fue injusta su expulsión, es básicamente resultado de la cosecha que ha sembrado todo este tiempo.

Luis Ángel Mendoza (62′)
No termina por despegar. Empieza bien, buscando encarar y generar peligro. Desafortunadamente, mentalmente no está listo para volver a ser el Quick que un día fue. Se termina perdiendo tras quedarse el equipo con diez y es el primer elemento en dejar el terreno de juego. MAL

Luis Gabriel Rey
Se enfrasca en inútil lucha con Romero. Debió ser expulsado. El buen fútbol que venía mostrado se quedó en el vestidor. A todo ello, habrá que sumarle la lesión que sufrió. MAL

SUSTITUCIONES

Adrián Aldrete (62′)
Toma el lugar de Layún como lateral para ayudar en tareas defensivas al Maza y lo hace de buena forma. BIEN

Andrés Andrade (76′)
En sus primeros minutos, se cree Rambo e intenta quitarse a todos. Sin embargo, se espabila y se da cuenta de que no son los cinco minutos de siempre, si no todo un cuarto de hora. Es entonces cuando empieza a buscar a sus compañeros. Una pena que no marcasen el castigo desde los once pasos. REGULAR

Antonio López (83′)
¿Tan mal estará físicamente Andrés Ríos? Se pierde un gol gracias a su lentitud. Un armadillo tiene más cintura que él y remataría con más agilidad. MAL

COMENTARIO FINAL

Demasiadas quejas sobre el rendimiento del equipo en este cotejo. La mayoría de ellas, sin argumentos.

Empecemos por la más obvia: nuestro entrenador se llama Antonio Mohamed. No es Antonio “Miguel Herrera” Mohamed, ni “Piojo” Mohamed. Apenas tiene 5 semanas al frente del equipo, lleva doce de quince puntos disputados sin tener que pegar un solo grito. Por tanto, sería bueno que dejemos de estar pensando que tenemos un títere en el banquillo que se dedicará a emular todo lo que hacía Herrera. Para eso, hubieran colocado a cualquier otro entrenador más económico y que solo copiase todo lo que hacía el Piojo. Herrera no está mas. SE FUE POR SU PROPIO PIE. Nadie lo corrió.

Segunda: Es cierto que el equipo se replegó atrás y se vio algo mal por momentos. Tristemente, el plantel es corto. Lo hemos dicho hasta el cansancio. Con la expulsión de Rubens y sin Jiménez en la cancha. ¿Qué se suponía que hiciera? No cuentas con Mendoza, no cuentas con el Rifle y ni Pablo Aguilar ni Andrés Ríos están listos. Con desventaja numérica y sin nada que ofrecer hacia el frente, es N-O-R-M-A-L que se de prioridad a defender el marcador lo mejor que se pueda.

Tercera: Si Valenzuela, el Maza y Medina no dan garantías, no es culpa del entrenador. Estos mismos tres jugaban con Herrera y hacían exactamente lo mismo. No hay más. No hay competencia interna. Los sueldos parecen tener más peso que el rendimiento. De otra forma, semana tras semana seguimos preguntándonos por qué Aldrete no es titular.

Cuarta: Tal como se dijo aquí mismo apenas un par de semanas atrás. Los encuentros se ganan con árbitro, sin árbitro y a pesar del árbitro. América se impuso en un duelo en el que expulsan a su mejor jugador y le dejan de marcar dos penales a favor. A diferencia de otros equipos que se justifican en ello, las Águilas se impusieron sin pretextos.

Para finalizar: Mohamed no llegó vendiendo humo. Lo ha dicho desde su primer día: el objetivo es llegar a la liguilla lo mejor posible. Arrasar el torneo regular sirve de nada si la curva descendente de rendimiento llega cuando mejor se debe estar. A nadie le gusta que le ‘apedreen el rancho’, y menos un equipo condenado a descender. Pero hay que analizar circunstancias, no criticar por criticar. Las distintas opiniones son válidas siempre que se respalden en argumentos. Todos los que aún visten de negro por la partida de su mesías, analicen un poco más al plantel y las circunstancias.

Mohamed no es perfecto, pero, ningún entrenador lo es. Todos tienen su forma de ver y vivir el fútbol. Lo importante es que la institución llamada CLUB AMÉRICA siga estando en los puestos altos y pueda competir realmente por el título. Si Pablo Aguilar se recupera a plenitud y Andrés Ríos le agarra el ritmo al fútbol mexicano, tendremos sin duda un plantel más competitivo con aspiraciones reales al título.

Mientras tanto, a seguir trabajando.

Escrito por Slash

Source: 6