NidoAzulcrema

Solamente veinte días habrán transcurrido desde el último partido de las Águilas del América para que los emplumados vuelvan a la actividad para iniciar un torneo más de la Liga MX.

Si bien hay cosas positivas sobre lo que se ha hecho en los últimos dos años, dista de ser perfecto. Desde mi punto de vista, hay rubros en los cuales se debe mejorar si se desea conseguir un título más.

1) MAYOR PODERÍO OFENSIVO

Para nadie es un secreto que la ofensiva americanista sufrió mucho después de la partida de Christian Benítez.

Ni Mina ni Rey fueron elementos que pudieran cargar con el perfil de matador y es por ello que uno hizo las maletas y el otro será banca toda vez que el nuevo refuerzo Ríos esté listo para jugar.

El mayor problema con el que se encontrará el argentino, es llenar los zapatos del típico delantero rentable con el que suele contar el América. Esperemos que su velocidad y buena técnica individual ayuden a este propósito. América tiene más reflectores que sus tres equipos anteriores juntos y será imperativo mostrar el carácter y la determinación desde su primer juego si desea tener la sartén por el mango.

De la misma forma, Raúl Jiménez deberá dar el do de pecho. Ya lleva un par de años en primera división y aunque es un jugador bastante joven, es ahora cuando deberá canjear esas ganas de hacer todas de lujo por efectividad total.

Cabe que recordar que Raúl hizo una dupla endemoniada con Chucho (QEPD). Con Mina y Rey no se entendió casi nunca debido a la muy poca movilidad de ambos atacantes. Ríos es de otro perfil, más jóven, rápido y encarador. Por tanto, será de vital importancia que ambos se entiendan cuando antes y volver a tener una delantera confiable que pueda responder en los momentos cruciales.

2) COMPETENCIA INTERNA REAL

Mucho se habla en Coapa de que la competencia interna existe, que beneficia al equipo y demás. La realidad es otra. Hay jugadores que parecen ser inamovibles (como tú, Osvaldito).

Si se desea tener un plantel alegre, hay que hacer sentir importantes a la mayoría de ellos. De lo contrario, los “titulares” se aburguesan y los “suplentes” se desmotivan al grado de que al ingresar, no marcan diferencia alguna.

Es por ello que gente como Adrián Aldrete, Jesús Molina y Andrés Andrade deben recibir oportunidades reales para cuando elementos como Maza Rodríguez, Valenzuela, Medina y/o Martínez no respondan adecuadamente a lo que el entrenador necesita. Las jerarquías y sueldos deben quedar de lado para tener un plantel compuesto por elementos listos para cuando les llegue su turno.

3) VARIANTES

Uno de los pecados de Herrera fue siempre querer jugar igual sin importar el rival. Esta situación por si misma no es negativa, por ejemplo, los grandes de Europa suelen salir con la misma formación porque son dominadores de sus respectivas ligas. Los que deben adecuarse a este cambio son los rivales, pues, el entrenador debe encontrar una forma de contrarrestar el poderío del rival en turno.

Sin embargo, por muy buenos números que tenga el América, no es superior a todos los planteles de forma determinante ni cuenta en sus líneas con jugadores fantásticos que sean implacables. Con esto, no quiero decir que se tiene un equipo débil que no tiene aspiraciones. Por el contrario, muchos de estos futbolistas han demostrado una gran mejoría en los últimos meses así como otros que están teniendo un segundo aire han permitido al América están muy correcto en números pero insuficiente para títulos.

Los entrenadores rivales no son tontos. Con América jugando 5-3-2 fecha tras fecha, saben que nulificando a Layún y Aguilar tienen la tarea casi hecha. Después, basta con hacer desesperar a Sambueza para prácticamente atar de manos al América.

Afortunadamente, no es tan sencillo detener a Miguel o Paul, ambos dominan como pocos en el fútbol mexicano las laterales como ellos. Así mismo, cuando Sambueza sale de mago, es un dolor de cabeza constante para sus rivales.

Es por ello que estos tres jugadores claves requieren sí o sí de variantes por parte del entrenador y sus compañeros. Si por alguna razón estos tres quedan atrapados en las redes de un planteamiento rival perfecto, otros deberán tomar la estafeta y buscar alternativas que permitan sacudirse las cadenas y volver a dar vía libre a sus compañeros.

4) RESURRECCIONES

Los cambios de entrenador suelen producir cambios en el ánimo de los que habitualmente están condenados a la banca. Por otra parte, un torneo nuevo representa un nuevo comienzo para todos.

Así que, si combinamos ambos factores, tenemos de vuelta a aquellos jugadores que parecían condenados a ver siempre en primera fila los encuentros sin ser partícipes en ellos.

Es momento de que gente como Luis Ángel Mendoza y Andrés Andrade ofrezcan lo mejor que tiene su repertorio. Futbolísticamente, es relativamente sencillo mandar al banco a Osvaldo Martínez, pero, mientras sigan sin ser determinantes, el paraguayo seguirá jugando sin la presión de que alguien le haga sombra.

Otro que debe resurgir este torneo, es Jesús Molina. Estoy convencido de que terminará siendo el titular tarde o temprano. Chuy es un elemento confiable, de esos que meten la pierna en el momento justo para impartir justicia. Recordemos que a Mohamed le gustan los jugadores que son férreos a la defensiva por lo que de aplicarse, Molina podría ver premiado su fútbol al estar entre los once que salten al terreno de juego.

Por su parte, Adrián Aldrete debe ser más agresivo en la lucha por la titularidad. Es joven y defiende bien. Sin embargo, resulta difícil de creer que no le ilusione estar dentro de la cancha y aportar su fútbol. Si todo fuera miel sobre hojuelas, una línea conformada por Paul Aguilar, Pablo Aguilar, Aquivaldo Mosquera, Adrián Aldrete y Miguel Layún sería sin duda, la más poderosa del torneo.

5) LA CONTINUIDAD, SÓLO SI REALMENTE FUNCIONA

Desde el primer día Mohamed ha estado atado de manos. Darle continuidad a lo que hizo Herrera han sido las palabras de Ricardo Peláez. Deja la impresión de que mover alguna pieza está prohibido en Coapa.

Como es natural, el Turco no hará grandes cambios en este torneo considerando que prácticamente no hizo pretemporada y que los jugadores dominan un solo sistema por lo que cambiarlo ahora mismo sería demasiado arriesgado y podría hasta jugarle en contra. Imaginemos que de pronto cambia a un 4-4-2 y los resultados no se dan. Como es normal, el entrenador será el primero en decir adiós puesto que este mismo plantel ha demostrado según los números poder hacer mejor las cosas.

Aún así, Mohamed no se quedará de brazos cruzados simplemente repitiendo todo lo que hacía Herrera, pues de lo contrario, cualquier entrenador menos costoso podría haberlo hecho. Suponemos que a Tony se le trajo por su capacidad técnica y que poco a poco irá gradualmente haciendo cambios hasta que el equipo adopte un estilo que a él le gusta.

Por tanto, que se le de continuidad a todo lo que él considere se ha realizado bien y haga cambios en donde sea necesario. La escuadra azulcrema no es perfecta, tiene margen de mejora y seguramente con Mohamed al mando, terminaremos por ver un equipo que juegue aún mejor y tenga más oportunidades de levantar la copa una vez más.

Publicado por Slash
Source: 9