Lesiones les abre la puerta

Como comentamos en nuestro Nidopodcast, a punto de jugar la fecha 5, en el seno de las Águilas del América se cocinan un par de altas para completar la plantilla, situación que Solari ha solicitado ya hasta tres veces en público y, suponemos, muchas veces más en privado.

Hace unas días, en forma de broma, manifestamos que Mario Osuna sería una de las incorporaciones que se anunciarán esta semana por no implicar un gasto. Y Baños no falló, el día lunes ya hizo exámenes médicos y fue anunciado por la Directiva como refuerzo.

El llamado Mono cuenta con 32 años y gran experiencia en equipos medianos, sobre todo en Morelia/Mazatlán. Aunque no habla muy bien de él que hace unas semanas los Cañoneros lo dejaron libre. Es decir, ni si quiera intentaron venderlo.

Al ser un jugador libre, simplemente se le pagará su sueldo y en diciembre se irá libre cuando ya esté Naveda. A menos de que Baños le de un contrato de 4 años.

Por otra parte, como también lo hemos comentado en otras ocasiones, nadie sabe para quién trabaja. Santiago Baños ha demostrado ser uno de los peores negociadores en la historia del Club.

Al ser eliminado el América del Guardianes 2021, hace unos meses ya, lo que tenía que hacer Baños era deshacerse de 4 jugadores extranjeros y traer a Cristo González (pedido expresamente por Solari). Para su fortuna, el préstamo de Sergio Díaz se venció y no tuvo que hacer mucho. Pero le quedaron tres, Renato Ibarra, Nicolás Castillo y Nicolás Benedetti.

De estos tres, no pudo acomodar a ninguno, al grado de que Benedetti sigue vacacionando en Coapa con sueldo completo, mientras que Nico Castillo está tocando puertas por su cuenta en Chile y Renato Ibarra ha sido indultado.

Y el perdón ha llegado gracias a la lesión de Leonardo Suárez. El argentino será operado de uno de sus tobillos y será baja, al menos, tres meses. Por lo que se le daría de baja.

Y con esto, para la Directiva la respuesta a sus problemas se resolvió fácilmente, necesito un jugador “profundo” por derecha y me sobra uno ¿por qué no darlo de alta?

Lo más seguro es que Renato sea anunciado de manera oficial antes del juego ante Juárez y hasta esté en la banca.

Pero el tema de Renato va más allá de si hace falta un jugador de sus condiciones. No se discutirá más si merece una segunda oportunidad o no, como bien sabemos ha cumplido con lo que indica la ley y, supuestamente, con lo que el Club ha pedido. No, el tema va en torno a que las Águilas parecen perder credibilidad por no ser congruente con sus acciones.

En marzo de 2020 fueron muy fulminantes, con comunicados y separando al jugador, manifestando una nula aceptación a acciones de violencia de género. Ahora, meses después, el mismo Club (urgido por un jugador de esas condiciones) se desdice de esa decisión que en su momento pareció final. Ese es el problema, un Club que tiene campañas a favor de las mujeres, contra el cáncer de mama, a favor de la inclusión, etc. no se puede dar el lujo de quedar como que no puede respetar sus propias decisiones, y en específico en un tema tan importante en un país que sufre alta violencia contra la mujer. Quedará en el colectivo que fue más la necesidad deportiva que la social. Y esa imagen no la puede tener un Club que es seguido por millones y es reconocido mundialmente.

Y sobre todo, nos deja claro que Santiago Baños no tiene ninguna capacidad para armar una plantilla, y sigo sin entender qué se supone que hace Diego Ramírez. Tuvieron suerte, todo se los arregló una lesión y las ganas de Castillo de seguir adelante por su cuenta.

#FueraBaños

CONOCE A LOS MVPS Y VILLANOS DEL ATLAS (0-1) CLUB AMÉRICA

Related Posts