NidoAzulcrema

Escrito por Slash.

14 de Julio del 2013…

No me sorprende este recibimiento porque sabía de antemano del club que se trata.

Aquellas fueron las palabras de Andrés ‘Rifle’ Andrade al preguntarle si se esperaba un recibimiento tan grande a su llegada a México a mediados de Julio.

Es el mayor reto en mi carrera y tengo que asumirlo.

Aseguró un radiante Andrés, lleno de ilusiones y con ánimos de iniciar la aventura con su nuevo equipo.

10 de Agosto del 2013…

Corría el minuto sesenta y cinco cuando Sambueza deja la cancha para dar cabida al colombiano que teníamos ansias de ver jugar desde hacía un par de semanas. Cancún sería el lugar en donde Andrés Andrade debutaría. Y de qué forma.

Desde su ingreso al terreno de juego, mostró grandes dotes para dejar rivales en el camino. Sus cambios de ritmo fueron letales para la defensa azulgrana. Cerró su debut soñado al ochenta y seis cuando se escapa desde la media cancha a máxima velocidad y con un toque suave y colocado vence al arquero atlantista para marcar su primer gol como águila haciendo gala de una gran potencia para correr pero sutileza para definir.

Gracias a Dios anoto, que es personalmente un logro poder debutar en la Liga con gol.

18 de Marzo del 2014…

Tras ocho meses como jugador de las Águilas, la realidad dista mucho de lo que todo el americanismo esperaba. Y también para Andrade.

Hasta el momento en el que se escribe esta columna, el colombiano ha participado en veinte encuentros de Liga siendo titular en tan solo seis de ellos. En la Liga de Campeones de la Concacaf disputó cuatro encuentros pudiendo iniciar tres de ellos y marcar un gol.

En los últimos encuentros en los que ha participado luce apresurado, presionado por hacer un gol rápido o aquella jugada que cambie el rumbo del encuentro. De ese Rifle lleno de actitud y ganas de trascender que vimos en su debut queda poco.

¿Pero qué ha pasado?

He tenido la oportunidad de intercambiar puntos de vista con muchos americanistas sobre la situación de Andrade.

Algunas de las causas que creemos han afectado el rendimiento del jugador se enlistan a continuación.

El ser extranjero no garantiza ser titular

Quizá Andrés pensó que bastaba con ponerse a tono físicamente para estar considerado entre los once que deben iniciar cada encuentro. Esto naturalmente es un error. Si bien los extranjeros deberían marcar la diferencia, todos los jugadores deben demostrar sin importar su nacionalidad que merecen iniciar. Eso se logra en los entrenamientos y también con la actitud adoptada cuando toca ir a la banca. No es lo mismo poner cara de “me da igual lo que pase” a estar pendiente y demostrar ganas de participar cuando el entrenador manda a los elementos de banca a calentar.

La actitud o falta de ella podría ser el detonante

Es un hecho de que hablando sobre lo que sus “competidores” en el puesto pueden ofrecer, Andrés ha mostrado mayores argumentos. Osvaldo Martínez lleva más tiempo en la institución y aunque no aporta nada, porque esa es la realidad, sigue apareciendo en el once iniciar con mucha frecuencia aunque la afición esté prácticamente en su contra. No sabemos a ciencia cierta si el paraguayo realiza los entrenamientos con más intensidad o quizá es que siempre trae un gesto amable en el rostro a diferencia del Rifle que en las últimas semanas se ve frustrado, apagado y hasta fastidiado. Gestos difíciles de ocultar.

Competencia interna inexistente

Es un hecho de que en Coapa han sabido vender muy bien la supuesta “competencia interna que hace muy bien al grupo”. Si así fuera, veríamos menos al ‘Maza’ Rodríguez, Valenzuela, Medina, Martínez y hasta Rey quienes juegan habitualmente a pesar de todos ellos andar bastante bajos de nivel. Desafortunadamente, México es el país de las “jerarquías”. No importa si andas mal, si tienes un nombre, se te respeta. Por esta misma razón, las oportunidades para el colombiano se han ido cerrando semana a semana.

¿Aún hay remedio o la historia se ha terminado?

Desde un punto de vista de aficionado, sí que lo hay. Si Andrés no hubiera mostrado cualidades, desde Diciembre hubiera hecho las maletas. El problema que se ve desde fuera es un choque entre lo que quiere el jugador y lo que el técnico en turno espera.

Los sucesos que han transcurrido desde su llegada hasta ahora, nos han hecho ver a un Andrade ilusionado en primera instancia, desesperado algunos meses después y fastidiado en tiempos recientes.

Por su parte, los entrenadores esperan seguramente de él, mayor entrega, compromiso y sobre todo, actitud.

En lo personal, estoy convencido de que Andrade es un buen elemento que puede aportar mucho fútbol al pobre ataque americanista. Sin embargo, depende únicamente de él. Estar en América es el sueño de muchos jugadores por el prestigio, por lo económico y por tener una de las aficiones más grandes del continente. Por tanto, debería entrenarse el doble, el triple, dejar todo durante la semana para conseguir una nueva oportunidad.

Y claro, cuando esta llegue, tomarla con calma y responsabilidad. No volverse loco intentando hacer tres goles y cuatro asistencias para que el entrenador no tenga en la cabeza regresarlo al banco. Ponerse a disposición del equipo al 100% es la mejor forma de hacerle ver al entrenador que es elemento perteneciente al once titular.

Aún hay tiempo.
Source: 3