NidoAzulcrema
Antonio Mohamed
Antonio Mohamed sigue sin convencer a la afición azulcema

El día de ayer las Águilas del América concluyeron su participación en la fase regular del Apertura 2014. Ya terminadas las 17 fechas podemos por fin hacer un análisis más completo del equipo dirigido por Antonio Mohamed.

Yo he sido un defensor del trabajo de Mohamed, las críticas hacia su persona durante el Clausura 2014 se me hacían injustas por la situación muy particular que se vivió en esa competencia. No volverá a comentar el tema ya muy discutido, pero entre jugadores no comprometidos y cuidándose (Negrito te hablo a ti), la selección, la nula pretemporada y la salida del entrenador y directivos hacia la Selección el Turco tenía una tarea muy complicada.

Pero ahora las cosas son diferentes, para este Apertura 2014 Mohamed tuvo una larga pretemporada, cierto, no contó con todos sus seleccionados pero tampoco el resto de los equipos que aportaron a la causa mexicana. Asimismo, se tuvo tiempo suficiente para contratar jugadores. Llegó Goltz y Díaz, solicitados expresamente por el entrenador. También se contrató a Mares, Velasco y el Chepe Guerrero.

Sobre estos últimos no me queda claro si fue lo que quería el Turco, lo que sí sé es que eran las posiciones que se buscaban llenar. Finalmente, en temas de contrataciones, ya con Peláez de regreso, se firmó a Michael Arroyo. Sobre el Micky, tampoco puedo asegurar que haya sido una petición del Turco porque con Sambueza y Díaz ese lugar tenía ya 2 elementos para cubrirla.

Con el equipo completo, las primeras fechas, las Águilas desplegaron buen fútbol por varios momentos, tristemente eso terminó cuando salió Raúl Jiménez de la escuadra. Se tuvo un par de semanas para cubrir la salida del canterano y la directiva (con su flamante departamento de “Inteligencia” Deportiva) decidió no contratar a nadie a pesar de que Mohamed declaró varias veces la necesidad de contar con un volante por derecha.

Cerrado el mercado, y con lo que quedó, el Turco tuvo que buscar su mejor cuadro. Con poco le fue suficiente para asegurar la calificación muy pronto pero en los partidos que generan más interés entre la afición americanista tuvo un récord negativo, por no decir patético. No le pudo hacer gol a Pumas, Cruz Azul ni a las ridículas Chivas.

Jugadores como Sambueza y Layún se perdieron varios partidos por lesión, mientras que elementos como Mares, inexplicablemente, se hicieron de la titularidad. Asimismo, el Turco nunca tuvo un 11 inicial claro. Invariablemente, como buen táctico que es, buscaba plantar el equipo de acuerdo a lo que enfrentaba, no siempre con los resultados esperados.

Sobre lo anterior, sigo creyendo que el Turco es un excelente técnico tácticamente hablando, solo que a diferencia de cuando dirigió a Xolos, en este América no tiene elementos explosivos que puedan cambiar un partido. Rubens, como es una constante con él, apenas juega la mitad del torneo al 100% por temas de salud. Con el equipo fronterizo, Mohamed contaba con Fidel Martínez, Duvier Riascos y Cristian Pellerano, jugadores que en cualquier momento resolvían un partido cerrado. Cuando el Turco tuvo un jugador así con las Águilas, Raúl Jiménez, dominó la liga sin problemas. La materia prima que tiene hoy, honestamente, no es la mejor, al grado que se ha tenido que improvisar jugadores en posiciones diferentes (como Layún).

Tras calificar muy temprano y arrastrando la cobija en el último mes, los de Coapa lograron llegar a la liguilla como superlíderes más por lo que otros dejaron de hacer que por lo hecho por ellos mismos. Con 31 puntos el América fue, a pesar de todo, el mejor cuadro del Apertura 2014 gracias a la diferencia de goles.Ahora bien, después del recuento de los párrafos anteriores vamos a las conclusiones. Primero que nada vamos a lo más sencillo, cuando inició el torneo los azulcremas se pusieron 2 objetivos claros y concretos:

  1. Superar lo hecho el torneo pasado: Se ha cumplido a medias, el torneo pasado se fue quinto con 25 puntos, ahora se fue primero con 31 unidades. Para poder decir que se ha cumplido totalmente se debe superar la fase de cuartos de final.
  2. Superar lo hecho en la Concachampions 2014: Creo que todos estaremos de acuerdo que esto era muy sencillo de hacer, simplemente no había que hacer el ridículo del año pasado de perder contra un equipo centroamericano en el Azteca. Las Águilas de Mohamed cumplieron el trámite y pasaron a los cuartos de la competencia concretando el objetivo trazado.

Viendo esto se podría decir que se cumplió con lo establecido, pero ahora hay que ver el cómo. Cierto, el equipo tuvo sus logros, pero la mayoría de la afición no está convencido por lo mostrado por el equipo, y tienen razón, sí se juega bien por lapsos, como contra el Atlas en los primeros 25 minutos del segundo tiempo, pero se comenten errores infantiles que cuestan goles a cada rato.

Asimismo, hay jugadores que simplemente no se explica por qué siguen jugando. Hay 2 ejemplos claros, Osmar Mares y Michael Arroyo. Lo de Mares es tristísimo, es un jugador limitado, lento, sin presencia física, sin técnica, sin nada. Su lugar es la lateral izquierda de un equipo llanero y no del América. Y bueno, Arroyo es una calamidad, es increíble que siga apareciendo, ayer, con 20 minutos, Díaz demostró tener más capacidad que el infame Micky.

A este América le falta mucho trabajo, sobre todo en la contundencia y en la concentración en la defensa.

Qué culpas tiene Mohamed, podemos decir que confiar en jugadores basura como Mendoza, Arroyo y Mares. Estoy seguro que en unos meses cuando esté dirigiendo al Veracruz se va a arrepentir de esas decisiones. También, podemos acusar al Turco de que su defensa no es la mejor cuando se trata de cuidar el balón largo, son muchos goles que se han recibido en contra golpes, de igual forma, hay errores muy concretos que cuestan anotaciones, pases mal hechos, malas salidas, jugadores desubicados, etc. Es su responsabilidad que la defensa esté en lo suyo, no podemos confiarnos de que Pablito o Moisés salvarán siempre al equipo.

Ahora bien, no todo es culpa del Turco. Hay jugadores que se supone son de primera división y no pueden dar un buen pase. Por otra parte, muchos le echábamos en cara a Herrera que usara pocos canteranos y ahora otro tanto lo hace con Mohamed, pero después de ver ayer a Ventura Alvarado empiezo a entender porque ninguno de los confiaba en la cantera.

No es culpa del técnico que la cantera tenga años sin ofrecer algo de calidad. Es un error de la directiva de seguir confiando en gente con poco currículum en puestos claves de las fuerzas básicas, Peláez debería ir de rodillas a pedirle perdón a Vinicio Bravo y traerlo de regreso.

Otra cosa que no podemos achacar enteramente a Mohamed es el armado del plantel. Peláez, Romano y los que dizque trabajan en el departamento de “Inteligencia” Deportiva no fueron capaces de cubrir la salida de Raúl Jiménez y tampoco pudieron traer al volante derecho que se solicitó desde antes de que se iniciara el torneo. La banda derecha americanista es una burla, todo el ataque se hace por el lado izquierdo donde Arroyo se dedica a fallar todo. Pareciera que el América cuando se llevó a Herrera le prometió al Altante comprarle su basura cada 6 meses por 5 años.

Afortunadamente no todo es malo, contemos ahora sus cosas positivas, ha hecho jugar al petardo de Osvaldo Martínez, logró quitar la aburrida línea de 5 que por años se utilizó en el América. El equipo se mantuvo ofensivo, ser la mejor segunda ofensiva del torneo deja eso en claro. Martín Zúñiga ha tenido varios minutos y poco a poco puede afianzarse como el jugador que necesitamos adelante. Logró mantener a los azulcremas como uno de los mejores visitantes y pudo vencer al Santos, Tigres, León y Pachuca que siempre se nos complicaban.

Pero bueno, a pesar de todo lo que se ha comentado, el América está hoy en la liguilla y tiene en sus manos ser campeón. Seis partidos separan al Turco Mohamed de fracasar o ser recordado como uno de los pocos técnicos que pudieron hacer triunfar a las Águilas. Como es el torneo mexicano, cualquiera de los 8 puede ganar el título, pero con lo que ha demostrado el América estas últimas jornadas se ve difícil. Esperemos que con el equipo completo se pueda hacer algo importante y el Turco pueda quitarse esa malaria que arrastra ante Pumas.

Ahora bien, qué pasa si no se es campeón. Pues si el América queda fuera en Cuartos el Turco debería decir adiós, el problema es que no hay a quién poner que pueda garantizar un buen resultado para el Clausura 2015. Nuevamente caeríamos en el tema del poco tiempo de preparación, pocas contrataciones, etc. Y el nuevo técnico tendría cuesta arriba la siguiente competencia. Hablando de esto, es triste ver que tenemos años sin un técnico hecho en casa que pueda ayudarnos a sacar las papas calientes del horno, lejos estamos de las épocas del Monito Rodríguez, Gonzalo Farfán, Carlos de los Cobos, Juan Antonio Luna y Alfredo Tena. Hoy no tenemos nadie hecho en casa que pueda agarrar el equipo en un periodo de transición, pero bueno, eso es tema para otra ocasión.

Por otra parte, si se llega a semifinales o a la final se debería darle 6 meses más al Turco, obvio, contratándole un volante por derecha, un lateral izquierdo, un delantero que acompañe a Oribe y un medio ofensivo que pueda jugar por el centro del campo.

Ya para concluir, y ahora que se está en la Fiesta Grande, espero que todo se borre y el América en 3 semanas esté levantando el título de liga.