Águilas Verdes como en casa

La Selección Olímpica cayó en su segundo compromiso del grupo A ante el anfitrión, Japón. Los hombres de Jimmy Lozano tuvieron una paupérrima actuación. Con lo que respecta a los elementos Azulcremas, pareció que se juntaron el jueves a ver el partido de sus compañeros y decidieron no quedarse atrás, dando una pobrísima actuación.

Guillermo Ochoa no tuvo nada que hacer en los goles, el primer tanto fue una jugada demasiado rápida y, como lo hemos dicho muchas veces, tapar un penal es muy complicado. Sin embargo, a diferencia del juego ante Francia, no se vio encarando rivales o motivando a sus compañeros. Tal vez le faltaron las ganas de callar a Gignac o practicar su francés que tenía guardado en un cajón.

Mientras tanto, Jorge Sánchez sufrió todo el partido la velocidad de los japoneses. Se cansaron de dejarlo atrás y hasta se llevó una tarjeta amarilla. Como si estuviera jugando para las Águilas (por derecha o izquierda), no tuvo ninguna participación importante a la ofensiva.

El peor de todos los Azulcremas fue, sin dudas, Sebastián Córdova. Tal vez ver al petardo de Suárez no hacer nada ante el Querétaro lo animaron a jugar basura. Su lugar en el América está seguro mientras su competencia directa sea el argentino. No tuvo ningún desborde, decidió mal la mayor parte de sus jugadas y simplemente no fue determinante.

Finalmente, Henry Martín fue el que conocemos, nada que ver con el que jugó ante Francia. Perdido, cero opciones de gol, cero pases, cero salir a abrir espacios. Este tipo de actuaciones no son las que se esperan de un refuerzo de más de 24 años.

El miércoles la Selección Mexicana tendrá su tercer partido ante Sudáfrica con la necesidad de ganar o tendremos a nuestros jugadores para la fecha 3.

Related Posts