NidoAzulcrema

5-aspectos-club-america

Matosas

Según la dirigencia azulcrema, Gustavo Matosas llegó al América porque su estilo es lo que se busca para las Águilas. La realidad es que hasta ahora, el uruguayo no ha logrado que sus pupilos desplieguen un fútbol agradable y sobre todo, constante. América ha vivido de chispazos y buenos momentos en algunos partidos pero la maquinaria azulcrema no termina por trabajar a tiempo completo.

Además, hay que añadir la necedad del técnico: cuando hay jugadores importantes lesionados, ha optado por formaciones más equilibradas que curiosamente han resultado mejor que cuando tiene a todo el plantel disponible y coloca a cuanto atacante encuentra.

Exceso de Lesiones

Curioso resulta el hecho de que la cantidad de lesionados al mismo tiempo en este torneo es significativa. ¿Falta de pretemporada?¿Mala preparación física?¿Jugar LigaMX y Concachampions? ¿Cuál es la razón para que Coapa sea un hospital?

Salvo a Arroyo que se lesionó por una durísima entrada por detrás, Samudio, Pellerano, Benedetto (prácticamente todos los refuerzos) se han visto afectados por períodos más largos de los que me gustaría. Algo habrá que hacer en ese apartado que no es para nada normal.

Plantel Corto

América se presumía como un Dream Team. De hecho, pocos pueden decir que por lo menos en nombres no lo es. El problema comienza cuando se mira a la banca. Nombres importantes brillan por su ausencia y a los chicos de cantera no se les puede exigir cuando son usados de manera ocasional y en casos de emergencia.

La raíz de este problema viene desde tiempo atrás. Todo parece indicar que América es un equipo que maneja sus finanzas de forma independiente a Televisa y/o Azcárraga y la única forma de realizar contrataciones es si previamente se ha vendido algún jugador. Por eso es que en tiempos recientes se ha optado por intercambiar jugadores o simplemente cubrir la cantidad de bajas con el mismo número de altas.

Bajo este esquema, será difícil volver a tener jugadores que puedan cambiar el rumbo de un encuentro difícil que esté necesitado de ideas frescas.

Mútiples Capitanes

Siempre me ha parecido lamentable que en el Club América no se valore la capitanía. De un tiempo a la fecha, el gafete ha ido rotando entre múltiples jugadores y ninguno se lo queda de forma definitiva. Desde Cuauhtémoc y Cabañas, las Águilas no han podido encontrar a otro elemento que porte el distintivo y que nos llene de orgullo.

Tanto Zague como Reinoso se han manifestado también en contra de esta situación. Es inconcebible que hoy en día se le otorgue ocasionalmente a Paul Aguilar quien desde que se fue Miguel Herrera, está convertido en un desastre como atacante. Está más preocupado por rodar cuatro o cinco veces en el césped cuando lo derriban así como discutir con sus compañeros como si él hiciera su trabajo a excelente nivel.

Esta situación difícilmente cambiará. Desde que estuvo Herrera siempre se manejó así y no se ven vientos de cambio en el futuro cercano. Hoy en día yo lo dejo fijo a Pablo Aguilar o Sambueza porque mas allá de su rendimiento que suele ser muy bueno, son jugadores intensos, que no bajan la guardia, que meten la pierna e imponen respeto.

Oribe y Darwin

El reencuentro de una de las duplas más letales de los últimos tiempos en el fútbol mexicano ilusiona a cualquiera.

Lástima que tras nueve fechas la realidad sea muy distinta de lo que se esperaba. Oribe anda perdido. No es el mismo y como he mencionado en otros espacios, me parece que su curva de rendimiento comienza a ir hacia abajo. No estoy diciendo que no vaya a hacer más goles. Simplemente, ya no se le nota tan fino con el balón en los pies. Últimamente ha encontrado problemas para controlar el balón y la sociedad con el Científico es nula.

Quintero por su parte, lleva más partidos suspendido que anotaciones. Después de un inicio prometedor en el que el desborde y la gambeta comenzaban a aparecer, vino la jugada aquella contra Marco ‘Pikolín’ Palacios que le valió dos juegos de suspensión. Desde su reaparición no ha sido el mismo. El mismo ha reconocido que ha quedado deber. Ahora el balón suele terminar en la tribuna ya sea intentando algún servicio o remate al marco. Claro que en Santos tampoco era distinto e igual se perdía goles increíbles. Lo que es un hecho es que Darwin es mejor jugador de lo que ha demostrado hasta ahora y con paciencia, aunque sea forzada, dará resultados como en su momento Cabañas y Benítez que también fueron muy criticados, pero luego se volvieron símbolos en sus respectivos momentos.

¿Qué te parecieron estos cinco aspectos?¿Cuáles agregarías?

Quizá ahora desees leer la contraparte: 5 aspectos que me gustan del América C2015.